Biopix
registrare en Biopix para poder disfrutar de todas sus características plenamente.

solo sera una vez.

muescas y sombras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

muescas y sombras

Mensaje por Xelis el Miér Mar 21, 2012 8:24 pm

una pequeña muestra de mis escritos son muy modesto pero espero que les guste.

oscuro corazon:
una ves sacrilegio dos veces prohibido tres veces maldito
oscuro corazón

el día silente del día después de mañana es frió lleno de penumbra con una soledad profunda ni la compañía de mil personas me podría acompañar

soledad difuminada en la oscuridad del día fúnebre, soledad inconsolable, depresión infame del sentimiento escondido y profundo

tristeza irradio tristeza mi rostro sonríe, siempre sonríe sin ningún motivo o escusa siempre tratando de que los demás sean felices menos yo.

comparto alegría aunque no tengo, tan generosa y tan mezquina, comparto alegría y no mis sentimientos ni mis inseguridades ni mis miedos

siempre oscura mi sombra como mi corazón siempre el lado oscuro de mi corazón iluminara la vida de los demás

un oscuro secreto inconcebible por siempre oscurecerán mi corazón.

[color=white]
dos hermanos abrazados en la eternidad:
dos hermanos abrazados en la eternidad


El se separo un poco de ella y tomo la pecera y pues ella se desplomo de frente de el, los médicos acudieron enseguida y el se que do inmóvil no savia que hacer mientras los médicos, la atendían estaba parado hay mientras lo médicos la resucitaban pero uno de los médicos sacudió la cabeza y casi tos los médicos se apartaron y un se levanto avanzó hacia Isaac.
-lo siento-
-¿como que lo siente? ¡ayude a mi hermana!- decía mientras los lagrimas caían en la pecera impotente con rabia, abrasaba tan fuerte o que le dejo su hermana como si fuera ella y no la quisiera dejar ir
-no pudimos hacer nada mas respiro mucho humo-

El negaba y negaba sacudía la cabeza de un lado a otro
–no puede ser, ¿por que la dejan morir? ¿¡porque porque!?-
Se arrodilló y se puso a llorar mientras se llevaban el cadáver de su hermana no la quería ver muerta, aunque tenia ganas de confirmar si era cierto, savia que no resistiría si se convencía de nuevo a la idea, solo lloro y serró los ojos hasta que el cadáver desapareció.

Unos de los maestros lo agarro y se lo llevo de hay, nadie se atrevió a quitarle el pez aunque era de la escuela.

Sus padres lo levaron a la casa sin decir nada todos guardando silencio, la hermana con la que solía pelear en la parte trasera del auto ya no estaba, solo mirar en donde solía sentarse era doloroso para el, miraba y hay en su lugar estava el pez.

Un pez al que esta empezando a detestar << maldita sea maldito pez de porquería, por tu culpa, tu eres el culpable de todo>> pensaba el Isaac.

El muchacho fue a su habitación cunado llegaron a casa y puso el pez en su mesa de noche y se acostó a dormir pero no pudo conciliar el sueño pensaba en como habría podido salvar a su hermana, en que pudo hacer para ayudarla, en que no debió ser tan grosero no ella, se arrepentía de todas las maldades que le había hecho y sobretodo se echaba la culpa por todo los sucedido.

Pensando y llorando se quedo dormido y cuando amaneció se extraño por que su hermana no lo había despertado con el ruido del secador abrió los ojos y cuando miro al lado vio la pecera y dentro el pez y de golpe lo recordó todo el concierto de la escuela, el timbre, el humo, el fuego, su frustración y finalmente la muerte de su hermana.

Un terrible odio lo invadió por completo empezó por voltear la cama y agarro un vate que tenia debajo de la cama golpeo las paredes, su radio, las puertas del armario, la pantalla del la computadora, destrozo las ventanas, de repente miro el único lugar que estaba intacto en su habitación la mesa de noche en donde estaba el pez le iba a dar con todas sus fuerza.

-así que morí en vano- la vos de su hermana a sus espaldas detuvo el vate aun milímetro de la pecera <<esta viva>> pensó el pobre, volteo y la vio translucida espectral, de la impresión se callo trasero sobre el suelo simplemente no lo podía creer.
-¿eres tu? O ¿solo estoy alucinado?-
-Es que no me ves soy tu hermana Muriel-
-¿Es que has venido a atormentarme?- lo dijo pensando en esos relatos de espíritus furiosos con lo que solía asustar a su hermana
-Jajajaja- rió alegremente porque recordó lo mismo
-¿entonces?-
-Solo te quería pedir un favor-
-¿Cuál?-
-¿me prometes que vas a cumplir?-
-Si – dijo sin dudar ya estaba muerta era lo único que podía hacer por ella
-quiero que liberes al pez en el río que esta cerca a la casa-
-esta bien –apoyo una mano atrás y extendió la otra hacia su hermana para levantarse, ella intento tomar su mano pero la mano atravesó la mano de le hermano, por un momento el olvido que ella estaba muerta
-disculpa- dijo el muchacho puso la otra mano atrás y se levanto- olvide que ya sabes- y se rasco la cabeza apenado mientras lo decía
-si si yo también-

Los dos hermanos rieron juntos el tomo la pecera y salio por la ventana que reventó de camino al rió se contaron muchas viejas historias, se dijeron las maldades que se habían echo, cosas que nunca se contaron, secretos y muchas otras cosas que no se dirían normalmente, rieron mucho de camino al rió, cantaron, jugaron un poco se dijeron chistes, también lloraron un poco hicieron de todo, menos tocarse por que no podían ellos tenían ganas de abrasarse pero no podían.

Al fin en el rió legaron aunque no querían el pez era una excusa para quedarse un rato mas con su hermana y ella sentía lo mismo, sabían que una ves liberado el pez su alma querría en paz.
-¿bien y ahora?-dijo el muchacho
-Libera el pez sabes me lo prometiste-
-No quiero, no lo quiero liberar-
-…- ella no dijo nada por que tampoco quería solo bajo la mirada como si fuese a llorar para que nadie la vieses
- esta bien-dijo el muchacho resignado

Lentamente se agacho para depositar el pez en el río, al fin lo libero pero el pez en ves de nadar floto boca arriba muerto, el muchacho se sorprendió y mirando el pez flotar río abajo se preguntó como reaccionaría su hermana, se imagino el peor escenario posible no quería ni mirarla.

-¡JAJAJAJAJAJAJAAJAJA!-una fuerte carcajada soltó Muriel
El muchacho la miro desconcertado
-esta chistoso yo quería rescatar al pez por que lo querían disecar y busque el mejor momento para robármelo y no me di cuenta que era un pez de agua salada JAJAJAJAJAJA-
-…-silencio su hermano todavía mas desconcertado se rascaba la cabeza
-que muerte más patética-
-disculpa- brotaron lagrimas de los ojos de su hermano pero ella no podía secar sus lagrimas aunque deseara hacerlo
-por que te disculpas si me has cumplido mi deseo, gracias gracias y discúlpame por acerté llorar- ella también quería llorar pero no salían lagrimas de sus ojos
-gracias por dejar verte antes de irte-
-dile a papa y a mama que estoy bien y que no se preocupen-
- si-
-no les dejes estar tristes-
-te lo prometo-
-y no llores por mí que estoy bien-
-gracias-

El cuerpo de su hermana se ilumino y paresia brillar como brilla la luna llena era un hermoso espectáculo, ella se acercó a su hermano y tomo su rostro entre sus manos y limpio sus lagrimas con sus pulgares y le dio un beso en la frente.

-no gracias a ti hermanito por hacer mis deseos realidad, de verdad te lo agradezco-

Los dos se abrasaron deseando de el momento no se terminara jamás y que durara por siempre, dos hermanos abrasados en la eternidad, poco a poco la sustancia de la que estaba echa su hermana se desvanecía, así como apareció Muriel desapareció.

El se quedo solo al lado del rió pero no podía llorar por que se lo había prometido a su hermana corrió de vuelta a la casa con aquella pecera vacía en sus manos era su tesoro ahora.

Cuando llego a la casa abrazo a papa y a mama y no les permitió estar tristes, siempre que recolaban a su hermana no con tristeza sino con alegría, el día de su funeral el chico organizo una fiesta en vez de la acostumbrada y grisácea misa que se celebran siempre, para todos fue un día para recordar a Muriel cuando estaba viva y no para llorar su muerte.

Desde ese día Isaac ve espíritus y los ayuda a cumplir sus deseos, mama y papa tuvieron otra hija se llama Ángela, en la escuela se prohibió cualquier maltrato hacia los animales, la pecera siguen en la mesa de noche pero esta ves con un pez de agua dulce, la familia de Muriel no come peces.

Fin


Muriel significa mar resplandeciente
Isaac significa el que ríe
Ángela significa mensajero angelical

dos hermanos abrasados en la eternidad versión corregida:
Dos hermanos abrazados en la eternidad


Un chico estaba tocando su flauta en la banda musical de la escuela con su hermana, que era la cantante. De repente escucharon el timbre de emergencia por fuego, y todos lo que estaban en el salón salieron hacia los camino de emergencia que habían practicado ya un montón de veces, pero salían en desorden y muy poco ordenados. La hermana del chico salio en dirección contraria.

-¿Qué haces, Muriel? –preguntó el chico.
-Isaac, tengo que buscar a alguien.
-¿A quién?- en eso el chico fue arrastrado por la multitud y no pudo luchar para avanzar hacia su hermana, y ella se alejaba cada vez más de la multitud hacia en donde el humo empezaba a aparecer.

Muriel luchó para seguir avanzando para buscar a quien deseaba rescatar, aunque era asmática. El humo la empezaba a asfixiar, pero luchó con todas sus fuerzas para seguir avanzando.

Isaac quedó esperando afuera. Los bomberos habían llegado a la escuela, los maestros y bomberos le impedían el paso, él solo quería rescatar a su hermana.

-Déjeme pasar -decía mientras forcejeaba con un bombero.
-Nadie puede entrar hasta que aseguremos el área -el bombero hizo una seña con la mano que el muchacho no pudo ver.
-Mi hermana está dentro.
-Muchacho, deja trabajar a los bomberos -decía una voz detrás, y unas manos lo sujetaron. Cuando el muchacho los vio, eran dos sujetos con uniformes de policías.

Isaac no podía contener las lágrimas, mientras lo alejaban de la escuela solo forcejaba y se intentaba escapar para ir en busca de su hermana.

Ya había anochecido, y el triste muchacho estaba desconsolado y triste, ya hacía rato que había perdido las esperanzas. “¿Por qué? ¿Qué tenía que buscar? ¿Qué era tan importante como para arriesgar la vida? Si solo la hubiese detenido…” pensaba el triste muchacho tirado en la acera del frente, apoyado en un poste de luz con las lágrimas secas mientras veía la escuela. En sus ojos se reflejaba el brillo del inclemente fuego que todavía consumía la escuela.

Se paró de repente, se secó las lágrimas como si no creyese que lo que aparecía en frente de él era real, sus ojos se iluminaron de esperanza y salió disparado como el rayo hacia el colegio. Evitaba a todos con gran agilidad, y ahí, delante de él estaba su hermana sujetando un objeto translúcido. Él la abrazó y de sus ojos brotaron lágrimas de alegría.

-Tómalo *cof cof cof*.
-¿Qué cosa? -dijo él mientras la abrazaba.
-*cof cof* El pez -apenas se le entendía, pero su hermano la entendió.

Él se separó un poco de ella y tomó la pecera, y después ella se desplomó enfrente de él, los médicos acudieron enseguida y él se quedó inmóvil. No sabía qué hacer mientras los médicos la atendían. Estaba parado ahí mientras lo médicos la resucitaban, pero uno de los médicos sacudió la cabeza y casi todos los médicos se apartaron. Uno se levantó y avanzó hacia Isaac.
-Lo siento.
-¿Cómo que lo siente? ¡Ayude a mi hermana! -decía mientras las lágrimas caían en la pecera. Impotente y con rabia, abrazaba fuerte lo que le dejó su hermana como si fuera ella y no la quisiera dejar ir.
-No pudimos hacer nada más respiró mucho humo.

Él negaba y negaba, y sacudía la cabeza de un lado a otro.
–No puede ser ¿por qué la dejan morir? ¿¡Por qué, por qué!?
Se arrodilló y se puso a llorar mientras se llevaban el cadáver de su hermana. No la quería ver muerta, aunque tenía ganas de confirmar si era cierto. Sabía que no resistiría si se convencía de nuevo a la idea, solo lloró y cerró los ojos hasta que el cadáver desapareció.

Uno de los maestros lo agarró y se lo llevó de ahí, nadie se atrevió a quitarle el pez aunque era de la escuela.

Sus padres lo llevaron a la casa sin decir nada, todos guardando silencio. La hermana con la que solía pelear en la parte trasera del auto ya no estaba, solo mirar en donde solía sentarse era doloroso para él, miraba y ahí en su lugar estaba el pez.

Un pez al que estaba empezando a detestar “maldita sea, maldito pez de porquería, por tu culpa, tú eres el culpable de todo” pensaba Isaac.

El muchacho fue a su habitación cuando llegaron a casa y puso el pez en su mesa de noche. Se acostó a dormir pero no pudo conciliar el sueño, pensaba en cómo habría podido salvar a su hermana, en qué habría podido hacer para ayudarla, en que no debió haber sido tan grosero con ella. Se arrepentía de todas las maldades que le había hecho y sobre todo se echaba la culpa por todo lo sucedido.

Pensando y llorando se quedo dormido, y cuando amaneció se extrañó porque su hermana no lo había despertado con el ruido del secador. Abrió los ojos y cuando miró a su lado vio la pecera y dentro el pez, y de golpe lo recordó todo: el concierto de la escuela, el timbre, el humo, el fuego, su frustración y finalmente la muerte de su hermana.

Un terrible odio lo invadió por completo, empezó por voltear la cama y agarró un bate que tenía debajo ella. Golpeó las paredes, su radio, las puertas del armario, la pantalla de la computadora, destrozó las ventanas, y de repente miró el único lugar que estaba intacto en su habitación: la mesa de noche en donde estaba el pez. Le iba a dar con todas sus fuerzas.

-Así que morí en vano -la voz de su hermana a sus espaldas detuvo el bate a un milímetro de la pecera. “Está viva” pensó el pobre, volteó y la vio translúcida y espectral. De la impresión se cayó de trasero sobre el suelo, simplemente no lo podía creer.
-¿Eres tú? ¿O solo estoy alucinado?
-Es que no me ves, soy tu hermana Muriel.
-¿Es que has venido a atormentarme? -lo dijo pensando en esos relatos de espíritus furiosos con los que solía asustar a su hermana.
-Jajajaja- rió alegremente porque recordó lo mismo.
-¿Entonces?
-Solo te quería pedir un favor.
-¿Cuál?
-¿Me prometes que vas a cumplir?
-Sí –dijo sin dudar. Ya estaba muerta, era lo único que podía hacer por ella.
-Quiero que liberes al pez en el río que está cerca de la casa.
-Está bien –apoyó una mano atrás y extendió la otra hacia su hermana para levantarse. Ella intentó tomar su mano, pero su mano atravesó la mano del hermano. Por un momento él olvidó que ella estaba muerta.
-Disculpa -dijo el muchacho. Puso la otra mano atrás y se levantó-. Olvidé lo que ya sabes -y se rascó la cabeza, apenado, mientras lo decía.
-Sí, sí, yo también.

Los dos hermanos rieron juntos. Él tomó la pecera y salió por la ventana que reventó. De camino al río se contaron muchas viejas historias, se dijeron las maldades que se habían hecho, cosas que nunca se contaron, secretos y muchas otras cosas que no se dirían normalmente. Rieron mucho de camino al río, cantaron, jugaron un poco, se dijeron chistes, y también lloraron un poco. Hicieron de todo, menos tocarse, porque no podían. Ellos tenían ganas de abrazarse pero no podían.

Al fin al río llegaron, aunque no querían. El pez era una excusa para quedarse un rato más con su hermana y ella sentía lo mismo, sabían que una vez liberado el pez, su alma descansaría en paz.
-¿Bien, y ahora? -dijo el muchacho.
-Libera el pez, sabes que me lo prometiste.
-No quiero, no lo quiero liberar.
-… - ella no dijo nada por que tampoco quería, solo bajó la mirada como si fuese a llorar para que nadie la viese.
-Está bien -dijo el muchacho resignado.

Lentamente se agachó para depositar el pez en el río, al fin lo liberó. Pero el pez en vez de nadar, flotó boca arriba muerto. El muchacho se sorprendió y mirando al pez flotar río abajo se preguntó como reaccionaría su hermana. Se imaginó el peor escenario posible, no quería ni mirarla.

-¡JAJAJAJAJAJAJAAJAJA! -una fuerte carcajada soltó Muriel.
El muchacho la miró desconcertado.
-Está chistoso, yo quería rescatar al pez porque lo querían disecar y busqué el mejor momento para robármelo. No me di cuenta que era un pez de agua salada. JAJAJAJAJAJA.
-… -silencio, su hermano todavía más desconcertado se rascaba la cabeza.
-Qué muerte más patética.
-Disculpa -brotaron lágrimas de los ojos de su hermano, pero ella no podía secar sus lágrimas aunque deseara hacerlo.
-¿Por qué te disculpas? Si me has cumplido mi deseo, gracias, gracias y discúlpame por hacerte llorar -ella también quería llorar pero no salían lágrimas de sus ojos.
-Gracias por dejarme verte antes de irte.
-Dile a Papá y a Mamá que estoy bien y que no se preocupen.
-Sí.
-No les dejes estar tristes.
-Te lo prometo.
-Y no llores por mí, que estoy bien.
-Gracias.

El cuerpo de su hermana se iluminó y parecía brillar como brilla la luna llena, era un hermoso espectáculo. Ella se acercó a su hermano, tomó su rostro entre sus manos, limpió sus lágrimas con sus pulgares y le dio un beso en la frente.

-No, gracias a ti hermanito, por hacer mis deseos realidad. De verdad te lo agradezco.

Los dos se abrazaron deseando que el momento no se terminara jamás y que durara por siempre, dos hermanos abrazados en la eternidad. Poco a poco la sustancia de la que estaba hecha su hermana se desvanecía. Así como apareció, Muriel desapareció.

Él se quedó solo al lado del río, pero no podía llorar porque se lo había prometido a su hermana. Corrió de vuelta a la casa con aquella pecera vacía en sus manos, era su tesoro ahora.

Cuando llegó a la casa abrazó a Papá y a Mamá, y no les permitió estar tristes. Siempre que recordaban a su hermana, no era con tristeza sino con alegría. El día de su funeral el chico organizó una fiesta, en vez de la acostumbrada y grisácea misa que se celebraba siempre. Para todos fue un día para recordar a Muriel cuando estaba viva y no para llorar su muerte.

Desde ese día Isaac ve espíritus, y los ayuda a cumplir sus deseos. Mamá y Papá tuvieron otra hija llamada Ángela. En la escuela se prohibió cualquier maltrato hacia los animales. La pecera sigue en la mesa de noche, pero esta vez con un pez de agua dulce. La familia de Muriel no come peces.

Muriel significa mar resplandeciente.
Isaac significa el que ríe.
Ángela significa mensajero angelical.
Fin

Castillo al amanecer:
Castillo al amanecer

Versión por paul santini
Versión original por lucy kun

Capitulo uno
Huida desesperada y encuentro


“Toc toc toc”
- Daichi Aniell ya es hora-
- Si ya salgo-
- Ya se esta siendo tarde-
- Si un momento ya salgo-
Daichi atoro la puerta con unos objetos de la habitación, se apresuro y empujo una roca que estaba en la parece esta se hundió luego un pasaje se abrió al lado de la roca que empujo, ingreso en el pasillo estrecho y corrió en medio d la oscuridad, hasta que pudo ver la luz al final.

Sale de estrecho pasillo y ante el un mar de nubes rojas y el sola ilumina desde el horizonte asiéndola rojas naranjas y amarilla, con colores tan hermosos que faltan palabras para describirlas detras de el joven los gigantescos muros del castillo y luminados por la luz del sol asiendo lucir a sus blancos muros y paredes de color naranja.

El chico ya estaba acostumbrado a este paisaje así que ni se sorprendió, miro alrededor haber si nadie lo había visto y corrió lo mas pegado a las muro para que nadie del castillo lo vise alejarse, corrió así por un rato hasta que pudo divisar una puerta, Una puerta circular en medio del aire con dos guardias a los lados.

En la espalda de daichi salieron dos alas grandes fuertes y hermosas, con vigor las alas se movieron, elevaban con fuerza y el joven quedo suspendido en el aire y el se dirige hacia los guardias

-joven daichi no deveri-
El guardia queda noqueado con un rallo que sale de la mano de daichi
-¿que haces?- dice el otro guardia mientras se prepara para atacar
El guardia dispara bolas de fuego con las manos pero bastantes débiles son como una especie de advertencia para que se aparte de la puerta, daichi con una mano pone un muro mágico de donde el fuego se estrella sin causar daño, daishi desase el muro y ataca el guardia con una series de rayos que el guardia evita con agilidad.

El guardia se había alejado algo de la puerta evitando los atraques de daichi

Daichi párese sonreír y pone una barrera mágica alrededor de el y de la puerta de manera que queden rodeados por el campo de energía, daichi se dedica a decir unos conjuros en una lengua rara en frente de la puerta mientras hace unos gestos raros con las manos, mientras el guardia ataca la barrera con todo.

La barrera empieza a ceder y el muchacho todavía esta intentado abrí la puerta, mas guardias y la hermana de daichi aparece furiosa derriba la barrera y la puerta al fin se abre daichi cruza la puerta pero un rallo lastimo su ala.

Mientras en la tierra nadie es consiente de nada de lo que acontece en el cielo, era un bello día acababa de amanecer solo había unas cuantas nubes en el cielo.

Anabel savia salido como siempre para asistir a la escuela se quedo mirando un rato al cielo miraba la luna que paresia extrañamente brillante y hermosa rodeada de nubes se quedo pensativa un rato y luego se fue a clases.

Cuando regreso de clases entro a su casa prendió la a computadora que estaba al lado de la ventana de su cuarto, de repente su monitor se apago y el cielo empezó a oscurecer, se asomo por la ventana y estaba ocurriendo un eclipse, “es caro por que no avisaron en los noticieros” pensó, Intento utilizar el teléfono pero tampoco servia “los aparatos no sirven”

Se quedo observando el eclipse hasta que termino, todas las nubes se fueron extrañamente con el eclipse.

Ella se quedo observando una figura con grades alas similar a un pájaro grande en la distancia, una figura de la que nadie se percataba excepto ella, paresia que estaba cayendo en el bosque, solo la distrajo un momento el sonido del teléfono de la casa y luego perdió de vista aquella extraña figura que se precipitaba hacia el bosque.

Intento enconarla de nuevo pero, escucho el sonido de la puerta de la habitación abriéndose

-anabel tengo que salir me necesitan en el hospital, prepárate algo tal ves no pueda llegar a casa hoy-
-si-
La madre de anabel se acerco y le dio un beso en la mejilla
-chao nos vemos-
-chao-
La madre de anabel salio tan rápido de la habitación que ni siquiera pudo escuchar la corta despedida de su hija.

Anavel estaba pensativa en lo en lo que había visto, por suerte conocía bien la zona por que había ido al bosque varias veces en excursiones del colegio.

Abrió el cosed decidida a echar un vistazo, se vistió lo mas apropiado con una botas y ropas deportivas, tomo su bicicleta y pedaleó hasta el bosque

Se dirige hacia el bosque intrigada y preguntándose por que nadie lo vio caer, decidida movida más que por atracción que por curiosidad.

Anavel deja su bicicleta cuando ve entre la espesura del bosque a un muchacho todo ensangrentado y herido preocupada se acerca se acerca hacia el muchacho lo recoge y lo lleva a una cabaña cercana, lo limpia y cura como mejor puede cuando limpia su ensangrentada cara, se da cuenta de que tiene un hermoso rostro, “un rostro de ángel” piensa para si se queda un momento mirándolo como hipnotizada, y el empieza abrí los ojos.

-¿estas bien?- pregunta el muchacho
-si –
-no te muevas todavía estas herido-
-n… no d dejes que me lleven, p por favor-

Desconcertada la muchacha pensando lo peor asintió con la cabeza.

“Toc toc toc” sonó la puerta de la cabaña, sobresaltada y un poco asustada por el sonido volteo rápidamente, “seguro viene por el muchacho” lo tapo con una manta
-no te preocupes yo no dejare que te hagan daño-
Se apresuro y lo tapo lo mejor que pudo después depuse abrió la puerta, una hermosa figura detrás de la puerta era como la figura de un ángel una hermosa mujer su delicado pelo plateado y una delicada y morena piel ojos verdes claro casi grises y su cara delicada.

-mi hermano esta aquí-
“esto debe ser una especie de truco”
-no es posible estoy sola-
-mi hermano se escapo de casa y lo estoy buscando-
Anabel nota que la mirada de la visitante penetra inquisitiva dentro, anabel se mueve y cierra la puerta de manera que solo la cabeza se anabel queda a la vista.
-seguro estará en la ciudad no creo que se halla ido al bosque-
-tienes razón buscare allí gracias-
-suerte-

Anvel cerro la puerta como si respirase de alivio luego de que se retirara aquella rara mujer, que la hacia sentir de alguna forma insignificante, aquella dama y su hermosa figura era imponente de haber estado sola seguramente hubiese huido.

Luego de que descaso un instante apoyado en la puerta se levanto y cerró las ventanas luego termino de curar lo mejor posible las heridas del muchacho
-dime ¿Cómo te llamas?-
-me llamo daichi, ¿y tú?-
-yo anabel-
-gracias-
-gracias ¿Por qué?-
-por que me ayudaste-
-pero si no es nada. ¿Esa muchacha es tu hermana verdad?-
-si se llama Tail-
-estas huyendo, ¿por que?- anabel lo pregunta pero en realidad no quiere saber
-...-solo desvía la mirada y guarda silencio
-esta bien cuando estés listo me cuentas. ¿Pero no es nada ilegal?-
- ilequee? No entendí-
-eres un caso perdido, mejor lo dejamos así- lo decía como si lo conociese de siempre, daichi tenia algo que inspiraba confianza a anabel – ¿ya te puedes parar?-
-si creo- se levanto de la cama con un poco de dificultad pero podía mantenerse de pie
-bien ¿crees que puedas caminar?-
El muchacho asintió con la cabeza e intento dar unos torpes pasos pero casi se cae y anabel lo sostuvo

El muchacho giro la cabeza -grasias-dijo

Anavel tenia el rostro de daichi tan secar del suyo que se sonrojo y lo soltó dejándolo caer al suelo.
-haaaaa me duele-
-disculpa-
Se agacho y en ves de recogerlo lo pico con el dedo
-ayúdame a pararme-
-¡ haa si! Verdad-
Lo sostuvo de la mano y el muchacho se paro
-apóyate en mi-
-si-
El brazo del daichi estaba sobre el los hombros de anabel, anavel por alguna razón se todo el rato que caminaban hacia donde había dejado la bicicleta no se atrevía a mirar a daichi, todo el tiempo sonrojada y el muchacho ni se percato de lo que sucedía, solo sentía la presencia de su hermana cerca y quería salir de hay lo mas rápido posible.

Al fin llegaron el camino se había echo mas largo por el peso de daichi sobre anavel, anavel tomo la bicicleta y se sentó en ella.
-ven siéntate detrás de mi-
-si-
Daichi se coloco como ella dijo.
-sostente de mí y no te sueltes-
Cuando anavel empezó a avanzar daichi la envolvió anavel con sus brazos y apoyo su cabeza en la espalda de anavel como si durmiese tiernamente, ella sentía el calor de el muchacho y su cuerpo descansado en el de ella.

Pedaleado por el bosque con un desconocido se sentía extrañamente cómoda y bien, intentaba no pensar en el rostro del muchacho que no se lo podía quitar de la mente.

Entraron el la ciudad y daichi se le veía sorprendido y excitado como si todo lo que viese fuese nuevo y desconocido, ya no estaba apoyado en la espalda de anavel, la mirada curiosa del muchacho se dirigía por doquier.

-¿aquí vives?-
-si mas o menos, mi casa todavía esta un queda poco mas lejos-
-ya veo-
El muchacho veía los autos, los edificios, las personas y sus ropas como si fuera sorprendente, anavel solo se contentaba en el camino delante no quería ver atrás.

Llegaron a casa, anavel paro los dos se bajaron y ella abrió la puerta.
-sígueme-
Daichi asintió y entro en a casa de anabel siguiéndola de manera torpe y tosca porque todavía le dolía las heridas.

la sombra del árbol:
La sombra del árbol
Por Paul Santini


En la oscura noche la roja y espectral luz del la luna entraba por mi ventana y teñían de rosa mis cortinas blancas y sobre mi cortina la sombra de un árbol, árbol que inundaba de miedo mis pensamientos ya que era semejante una mano esquelética.

Sudor frió de mi frente brotaba y el corazón se aceleraba, cada ves que veía la sombra del árbol en mi cortina, nervioso me acerque a la cortina “solo son las ramas de los árboles, su sombra es proyectada por la luz de la luna” pensé para tranquilizarme, pero no tenia efecto, el camino hacia mi ventana paresia el mas largo.

Paso tras paso escuchaba madera crujir, “sobre la madera mis pies desnudos la hacían crujir” pensé para alejar mis pensamientos oscuros y para distraerme. Solo mire al suelo mientras caminaba en medio de la oscuridad.

Yo en frente de la ventana estaba, mire y la sombra ya no estaba, abrí incrédulo las cortinas para mira afuera.

El árbol estaba demasiado lejos, solo la luna que se veía gigantesca roja y hermosa y ninguna nube solo parpadeantes luces de las estrellas en el cielo oscuro.

El temor volvió después de que admirase tan bello paisaje “¿de donde? ¿Como esa sombra en mi ventana se reflejo?” pensé mientras veía a través de mi ventana

Camine hacia mi cama y mientras me abrigaba pensé para reconfortarme “solo sombras de una rama que se callo”.

Pero cuando miro a mis cortinas aquella sombra de nuevo en mi ventana, decidido me levanto “es solo alguien que juega a fuera de mi ventana” furioso apresuro mi paso abro las cortinas y el mismo paisaje la misma bella luna que cuelga del cielo el mismo árbol que ni siquiera es tan alto como para reflejar sombra en mi ventana.

Abro la ventana con temor y rabia, mas rabia que temor, me asomo decidido veo para todas partes y nada una desolada calle y a los lados solo nada mire arriba y solo estrellas.

- ¡maldito que en mi ventanas juegas tus sucias bromas muéstrate! - espere y solo silencio - ¡rufián, cobarde, maldito sal de una ves de tu escondite!- y solo silencio había, lo único que interrumpía el silencio del la noche eran mis coléricos alaridos.

Molesto salí de mi recamara y baje a la cocina tome un poco de agua y despeje mi mente y luego volví a subir a mi recamara.

Me fije que la sombra ya no estaba en cuanto entre de nuevo en mi habitación y me metí en mi cama y me abrigue puse una almohada en mi rostro para no ver mas el reflejo de la luz de la luna en mis cortinas.

*chiiiiiii* espantoso sonido penetrante me rescato de las manos de Morfeo y me puso alerta de nuevo, el sonido del vidrio de mi ventana venia, mire y de nuevo la esquelética sombra de una mano.

Me apresure me levante de mi cama y me dirigí lo mas rápido posible a la ventana las cortinas arranque y pude ver que el vidrio de mi ventana cuatro rasguños paralelos como de unas.

Ya me estaba volviendo loco a mi cama volví para recoger mis sabanas y me mude de habitación una en donde la luz de la luna no me atormentase.

“En esta la luna no se ve” contemple entre la penumbra de la noche la habitación mas sencilla que había en mi casa, mucho mas pequeña y mucho menos a mueblada. Solo un sillón un escritorio, una cama y una ventana con cortinas.

Las cortinas las arranque de inmediato después de observar la habitación. A través de mi ventana se podía contemplar la ciudad bajo la luz de la luna y de las estrellas. Me fije que no hubiese ningún árbol cercano que inquietara mis pensamientos, para mi tranquilidad ninguno cercano.

Puse mis sabanas en aquella fría cama que no había tenido quien se acostara en ella ase mucho, por que vivía solo y no recibía frecuentes visitas y menos para pasar la noche en mi recinto.

Ya Morfeo se acercaba a mi y me mecía en su dulce transe con tranquilidad, la fría cama ya no lo era se había calentado con mi calor.

*pok chiiiiiii* escuche al bromista golpear a mi ventana y rasgar mi vidrio.

Me levante mí y mire en la ventana nadie estaba y luego me asome por ella dejando la mitad de mi cuerpo afuera y nada, nadie en la calle estaba.

Me fije en los rasguños al vidrio de mi ventana, me colerice al verlos – tu bromista no tienes sueño, no tienes oficio que en mis ventanas haces estragos – me concentre para escuchar su carcajada pero nada solo silencio en la penumbra de la noche.

Salí de la habitación y busque mi escopeta que estaba arriba de la chimenea de la sala, regrese a la habitación de la que Salí, arrastre el sillón en frente de la ventana y me senté con el rifle en mi mano.

Espere con el rifle entre mis manos y nada el sueño me estaba venciendo, mi cabeza se iba tambaleante a todas direcciones y yo intentaba ponerla recta, mi vista se desenfocaba y poco a poco Morfeo fue venciéndome, ¿quien podía ante semejante dios?

En mi ventana un rostro desforme y grisáceo apareció y su mano sobre el cristal de mi ventana sus uñas se deslizaban sobre el vidrio como si quisiese entrar, el ruido que producía sus uñas en mi ventana era penetrante y me ponía la piel de gallina yo quede paralizado, lo que me atormentaba no era otra cosa que un espectro. Yo ni siquiera pude agarrar mi escopeta solo lo veía paralizado por el miedo mi cuerpo estaba tan rígido como un muerto

De repente un dolor invadió mi pecho, un calambre en mi brazo y sentía unas nauseas tremendas, agarre mi pecho con mi mano mientras tenia clavada la mirada en el engendro que ni ojos tenia su piel estaba seca y gris sus unas de un desagradable amarillo, con unos dedos largos y finos que rasguñaban mi ventana, de su boca avienta no salía sonido alguno.

Hay me quede frió frente a mi ventana viendo el terrible aspecto de la muerte frente a mi, en esos instantes perdí mi vida.

Pero nadie percato mi ausencia al día siguiente, nadie me extrañaba y a nadie le debía, solo había vivido, solo morí y a nadie le importaba.

Ni siquiera mis carnes se podrían, solo se seco mi cuerpo, mi piel se torno grisácea, sentado en mi mueble con la escopeta entre mis piernas, con la mirada clavada en mi ventana por siempre.

Fin

Bendita tu maldito yo:
Bendita tu maldito yo

Fluyo como el tiempo indolente
Fluyo como el agua en mi vientre
Fluyo, fluyo, fluyo, simplemente
Tras de ti, delante y de frente

Por que soy tu amante insipiente
Nublado de razón,
Nublado de juicio y
Nublado de mente

Por el amor tú indiferente
Amor que no fluye
Laguna hiriente
Que se convierte en mar decadente

Dolor infame
Dolor del alma
Dolor de mi mente

Por que esta es tu obra
Bendita desgracia
Que tú me diste

Mi amada desgracia indolente



Spoiler:



avatar
Xelis
Admin
Admin


Mensajes Mensajes : 430
Reputación Reputación : 13
Pix Pix : 824



http://biopix.foro.ag

Volver arriba Ir abajo

Re: muescas y sombras

Mensaje por Makoto el Vie Mar 23, 2012 8:06 pm

Siempre me ha gustado como es que escribes
pero ya ni siquiera se que es lo que pasara con el del Castillo al Amanecer, me gusto más tu versión que la que yo hice.
Todavia recuerdo las dos ultimas, recuerdo que la primera vez que lei el de la sombra del árbol me dio un poco de miedo.
Ojala que algun día pueda ver más escritos tuyos :3




Recuerdos lejanos

avatar
Makoto
Juez
Juez

Mensajes Mensajes : 70
Reputación Reputación : 0
Pix Pix : 86
Edad : 19
Localización : por alguna parte de mi casa

Volver arriba Ir abajo

Re: muescas y sombras

Mensaje por Xelis el Vie Mar 23, 2012 11:10 pm

si estoy escribiendo mas pero no los he sacado a la luz se perdió mi corrector y los tengo todos en los cuadernos.

castillo en el amanecer a mi consideración tiene algunas cosas que mejorar sobretodo la adtuacion de protagonista.

la sombra del árbol esta algo trillada, me inspiro en lo que ven os niños cuando se va a acostar que ven sombras y creen que son brujas cosas locas o fantasmas y en un cuento clásico que hay por allí es un cuento navideño de un hombre visitado por tres espíritus, pero solo ice que el mismo se visitara y quedo esa vercion trillada

tengo que adtualisar mi librero ya que esta algo pequeño haber si saco militar hound y lo pongo en mi librero



Spoiler:



avatar
Xelis
Admin
Admin


Mensajes Mensajes : 430
Reputación Reputación : 13
Pix Pix : 824



http://biopix.foro.ag

Volver arriba Ir abajo

Re: muescas y sombras

Mensaje por .Storm el Mar Abr 10, 2012 11:40 am

muy buenos xelis Smile


Spoiler:
Vago no sabe tagear :c , ok si xD

deceptivx are prah!

ey ey ey Oxidacion ;D

avatar
.Storm
Admin
Admin

Estado Storm madafaqer dinosaur :3




Mensajes Mensajes : 233
Reputación Reputación : 1
Pix Pix : 398

Edad : 21
Localización : España

http://biopix.foro.ag/

Volver arriba Ir abajo

Re: muescas y sombras

Mensaje por Energy- el Jue Abr 12, 2012 6:53 am

hermosa e intensa poesia caballero Feel like a sir



de .Storm♥

de blue-mook l ♥



Spoiler:

de marcel ♥

--




avatar
Energy-
Electric
Electric

Estado Reverse side of beauty
---



Mensajes Mensajes : 283
Reputación Reputación : 1
Pix Pix : 650


Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: muescas y sombras

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.